Congreso de Bellas Artes «La Educación Artística para el Perú y Latinoamérica»

Gisela Urday, presidente de la Asociación de Curadores del Perú, y Florencia Portocarrero, asociada, participaron del Congreso de la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú: «La Educación Artística para el Perú y Latinoamérica» en la mesa de Experiencia de museos y galerías de arte como espacios de mediación y pedagogía.

Gisela Urday presentó a la Asociación de Curadores del Perú con sus principales objetivos y acciones a través de su página web, se comentó también sobre el tarifario recientemente lanzado. Se habló de manera amplia sobre las múltiples funciones del curador resaltando la del educador. Se comentó sobre la necesidad de ser profesionalmente versátil y amplio para desempeñar la multiplicidad de tareas que normalmente asumimos en nuestra práctica. También se presentó el trabajo hecho por nuestros colegas haciendo hincapié en el aspecto formativo/educador del mensaje dentro de la variedad de formatos para cada proyecto emprendido.

Rochi del Castillo presentó Art Lima /Gallery Weekend, precisó que la feria constituía una plataforma para el desarrollo del mercado, resaltó la participación privada en los emprendimiento con éste relacionados, mencionó las dificultades del Estado para asumir su rol en este aspecto y exhortó a definir el papel como agentes culturales en este contexto.

Lucila Valqui resaltó el importante papel que cumplen los museos y las galerías como  mediadores y educadores. Presentó su galería -temporalmente cerrada- destacando su enfoque hacia el arte joven, particularmente vinculado con la Escuela de Bellas Artes. Explicó cómo cada exposición se conjugaba con la producción de una publicación que contenía información sobre el artista y su obra y también con los diversos conversatorios y actividades organizados alrededor de las mismas.

Finalmente, Florencia Portocarrero, miembro de la Asociación de Curadores del Peru destacó el trabajo del curador como una práctica performática; en este contexto expuso su labor a cargo del programa público del proyecto AMIL, al que definió como «no museo, ni galería» y también su participación como gestora de Bisagra. En ellos destacó su afán por crear una ciudadanía crítica a partir de las diversas experiencias planteadas para el público desde dicho programa y también desde las actividades desarrolladas en Bisagra como espacio de investigación.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion